Modifican sentencia contra empleado judicial procesado por corrupción y duplican su condena

Al resolver el recurso de apelación presentado por la Fiscalía General de la Nación, la Sala Penal del Tribunal Superior de Medellín revocó parcialmente la sentencia de 55 meses de prisión proferida por el Juzgado 20 Penal del Circuito de esta ciudad, y condenó a 11 años y 7 meses de cárcel al ex empleado judicial Diego Alberto Flórez Granada, como cabecilla de una banda criminal que delinquía en la Rama Judicial de la capital antioqueña.

En el fallo de primera instancia, emitido en noviembre de 2016, el fallador sentenció al procesado únicamente por el delito de concierto para delinquir y lo absolvió por los punibles de cohecho y concusión. La Fiscalía consideró que tales delitos sí existieron y presentó el recurso de alzada ante la mencionada corporación judicial.

El Tribunal acogió los argumentos de la Fiscalía, modificó la sentencia con aumento de pena y revocó el beneficio de la prisión domiciliaria al condenado.

De acuerdo con la investigación adelantada por un fiscal delegado ante el Tribunal Superior de Medellín, entre 2014 y 2015, Diego Alberto Flórez Granada, entonces empleado de un juzgado penal del circuito de esta ciudad, ofreció dos millones de pesos a otro servidor público para que repartiera, de manera amañada, un proceso que se adelantaba por los delitos de homicidio y porte ilegal de armas de fuego de defensa personal.

La organización criminal también recibía dinero a cambio de conceder libertades a personas vinculadas a diferentes procesos penales.

Por los mismos hechos ya fueron sentenciados por vía de preacuerdo, a penas que oscilan entre los 48 y 61 meses de prisión, los también ex empleados judiciales Carlos Andrés Ortíz Acevedo, Pablo Augusto Betancur Restrepo y Diana Milady Grajales. Otras 12 personas continúan vinculadas a la investigación.

Información: Fiscalía General de la Nación

Foto de internet para ilustrar los hechos